Reportaje

Quique Pina cumple la promesa que le hizo a Florentino Pérez

Hace años, el presidente del Real Madrid le dijo "tú llevarás a tu equipo a Primera División". El murciano lo hace con el Granada

Enviar por email
19 / 06 / 2011  |  Alejandro F. Romero
[swf object]Quique Pina logró su sueño. El murciano ha logrado con el Granada CF quitarse la espinita que le molestaba desde hace cuatro años, cuando se quedó a las puertas, por segunda vez, del ascenso a Primera División.

Ayer, por fin, logró poner los dos pies en la mejor liga del mundo. Con polémica, una compañera que siempre estuvo a su lado a lo largo de su carrera futbolística.

Sea como fuere, Pina cumplió con la promesa que hace años le hizo a Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid. Quique entonces dirigía a su ciudad de Murcia, y ambos dirigentes se encontraron en un restaurante de la capital. El madridista se acercó a saludarle y le dijo: "Tú llevarás a tu equipo a Primera División". Por aquel entonces, el equipo rojillo jugaba en Segunda B.

Pero Quique Pina ya tenía un nombre en el mundo del fútbol. Futbolista del montón, cambió el Imperial por el Mérida, y decidió retirarse prematuramente para centrarse en la intermediación y la representación de futbolistas. Pepe Fouto, presidente del equipo emeritense, confió en él y no se equivocó.

Comenzó a mover futbolistas y alcanzó el estrellato cuando fue pieza fundamental en el traspaso del argentino Juan Román Riquelme al Fútbol Club Barcelona desde el Boca Juniors. Fue el fichaje del año.

Con los réditos de aquella operación, y tirando de sus contactos en el mundo del fútbol, fundó el Ciudad de Murcia, un equipo que le daría algunas de las mayores satisfacciones de su vida, con la colaboración de Juan Carlos Cordero, un hombre al que quedaría ligado toda su trayectoria. En cinco años puso al equipo en Segunda División, alternando el cargo de presidente ejecutivo con el de mediocentro durante la primera época del equipo.

El 'otro club' de la capital comenzó a llamar la atención con fichajes como Slavisa Jokanovic, el 'Turu' Flores, un Rolando Zárate que venía de jugar la Champions con el Madrid... Hasta el mismísimo Pep Guardiola pasó unos días entrenando en el Ciudad, aunque no hubo manera de convencerle de que se quedara: había fichado por un club mexicano.

El equipo tuvo dos tentativas de ascenso a Primera, pero el balón dio en el poste en ambas ocasiones y el Ciudad quedó cuatro y quinto durante esos años.

A medida que crecía el equipo, las relaciones entre Quique Pina y el Ayuntamiento fueron tensándose hasta el punto de hacerse insostenibles. El presidente rojillo lanzó un órdago: "O me ayudáis o me llevo el equipo". El alcalde Cámara aguantó el desplante y Pina le vendió el equipo a Carlos Marsá, un empresario granadino que le cambió el nombre (Granada 74) y lo destrozó en dos años.

Pina reapareció poco después en el otro equipo de la ciudad, el Granada CF, un histórico que llevaba lustros enfangado en la Segunda B y la Tercera. Si había alguien que podría rescatarle de la mediocridad, ese era Quique Pina, rodeado de sus hombres de confianza: Juan Carlos Cordero y David Navarro, entre otros.

Y no defraudó. Tirando de sus contactos en Italia (es socio y mano derecha del dueño del Udinese, Gino Pozzo), armó un equipazo y en dos años el equipo está en Primera.

Pina demostraba otra vez que hay poca gente en el mundo del fútbol con más ojo para fichar futbolistas. Años después, Pina no faltó a su palabra con Florentino.
MurciaTodoDeporte.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS